Sara Arias: «Los erasmus somos una clase especial, como los diplomáticos»

Hace un año por estas fechas ya había solicitado su beca, y en pocos meses recibiría la noticia de que pasaría nueve meses en un país extranjero. Sara Arias es una asturiana en Italia, pero a la vez también es una asturiana en Valladolid. Estudia Periodismo en la Universidad de Valladolid, aunque ha decido hacer su cuarto curso de erasmus en Turín.

Resume sus últimos días en España en una sola palabra: “nervios”, muchos nervios. ¿Qué meter en una maleta para nueves meses? Hay personas que harían la maleta con una lista, la llenarían, la vaciarían, se pasarían horas pasando la mirada del armario a la maleta, de la maleta al armario… Sara no es de esas, en muy poco tiempo tenía todo lo imprescindible para esos nueve meses, solamente pensé en meter ropa de abrigo. La maleta era su última preocupación, en aquellos momentos le importaba más disfrutar minuto a minuto de lo que no disfrutaría durante bastante tiempo.

dscn2133

Cuando subió al avión solo sabía que allí le esperaba una vida diferente, algo distinto de lo que aquí tenía, sin embargo llegó allí y se sorprendió más de lo que esperaba, piensas que va a ser de una forma y luego te das cuenta de que nada es igual. La “forma” que esperaba de su nueva vida no fue capaz a expresarla, con los hombros encogidos solo pudo decir que la vida erasmus es para vivir, no para contar.

La llegada no fue muy dura, y todo porque mi madre estaba conmigo, pero cuando se fue me quedé un poco sola. Cuando mi madre cogió el avión de vuelta empecé a observar con más detenimiento las cosas, se dio cuenta de detalles que irían llenando su vida de recuerdos durante estos tres meses. La primera sorpresa fueron las clases, son mucho más participativas, ¡para nada son magistrales!, y la segunda es que los italianos no se conforman con una nota baja, de todas formas tienen muchas más convocatorias y sino pueden regresan la próxima vez que haya examen. Aunque considera a los italianos un tanto engreídos, reconoce que tienen mucho parecido con los españoles y que la vida allí es perfecta.

Tras estos tres meses se ha dado cuenta una cosa importante en una vida erasmus. Los erasmus somos una clase especial, como los diplomáticos, somos intocables. Tenemos muchos derechos maravillosos para todo (las clases, los exámenes, las entradas en los bares, el precio de las copas…) pero muy pocos deberes. Tan solo en una ocasión ha podido experimentar los “derechos” que tiene en un examen, pero no sabe cuantas veces los ha explotado de fiesta…

Sara en la nieve

El pasado jueves retrocedió sobre esos mil quinientos siete kilómetros que la separan de la puerta de su casa y que había hecho justamente tres meses antes, el dieciocho de septiembre. A las pocas semanas de llegar a Turín, sacó los billetes para las vacaciones, desde hacía meses sabía el día y la hora con exactitud, y sin embargo reconoce que la vuelta a casa fue una gran aventura, tenía muchos más nervios que para ir. Con cara de penita y mirando a la nada, de su boca salían solos sus pensamientos expresados en forma de nostalgia: se echan de menos tantas cosas… hay tantas ilusiones al volver… En lo que no dudó fue sobre su sensación al pasar el Negrón, al entrar en Asturias, sentí erizarse los bellos de mi brazo y en seguida me di cuenta porqué: vi la Peña de Ubiñas y vi Asturias más bonita que nunca.

Después de tres meses allí la vuelta incluso puede llegar a ser difícil, difícil en todos aspectos, desde pensar en la vida de antes hasta olvidarse de las costumbres de allí… pero sobre todo mentalizarse de que esto tan solo son vacaciones. Con su gran energía y su animada forma de ser me cuenta que cuando cogió el bus urbano en Oviedo subió decididamente por la puerta de atrás, hasta que se dio cuenta de que el conductor le hacía gestos y la gente la miraba de manera muy extraña. Entonces me dije: -Sara, España, pagar al conductor, primera puerta.

Para Sara la vida de un estudiante es divertida, inolvidable y amigable.

Anuncios

2 Respuestas a “Sara Arias: «Los erasmus somos una clase especial, como los diplomáticos»

  1. Halaaaaaa!! que envidia

  2. Aissss nuestra Sara!!!!! y lo que se te echa de menos por aquí niña!!
    Flor, me encanta tu blog wapa!!!!!!!