La dificultad de las oposiciones, un mito

Pilar Molina Diego se ha presentado por primera vez a unas oposiciones. Y como yo soy de esas personas que necesito en casi todos los momentos no solo a la familia, sino también a los amigos, decidí estar junto a ella en las horas anteriores y posteriores a su experiencia como opositora.

Pili, como todo el mundo la conoce y como ella prefiere que la llamen, tenía bien claro que no se iba a pasar la víspera del examen estudiando. Por eso decidimos ir a cenar y hablar de nuestras cosas, nos olvidamos del examen que al día siguiente haría.

El pasado sábado, día veinticuatro de enero, se presentó a las oposiciones de educadora infantil para conseguir una plaza en la guardería pública en la localidad de San Julián, perteneciente al concejo de Bimenes, en el Principado de Asturias. El examen comenzó a las doce del medio día, y a él se presentaron más de ciento treinta personas. Entró en el aula tranquila, reconoce que no estaba demasiado presionada por no haber preparado el examen el tiempo suficiente que requieren unas oposiciones.

En el momento en que miró por primera vez el edificio se dio cuenta de que la imagen sobre las oposiciones no era la que ella tenía, lo tenía por algo serio y preparado. Corroboró su desengaño al ver el aula, de tamaño reducido, con mesas no acordes con las necesidades y sin mucha gente pendiente de los aspirantes al puesto. Siempre me imaginé una sala enorme, con miles de ojos clavados en cada persona, pero no, incluso las sillas y las mesas eran diminutas, ni yo entraba bien en ellas, ¡y eso que soy pequeña! Y el orden brillaba por su ausencia.

Después de pasar por unos segundos de tensión al entregar su DNI y de sentirse muy observada por la encargada que los recogía. Tomó asiento donde le correspondía y empezó a observar a todas las personas que la rodeaban. El abanico de edades era bastante amplio, desde los veinte años hasta más de cuarenta. Y lo que más le llamó la atención es que había muchos hombres, y es que en clase solo éramos mujeres.

Después de dar vuelta al examen y echarle un primer vistazo pensó en que no sabía nada de lo que allí se preguntaba, todo me sonaba a chino. Además las explicaciones que estaban dando sobre la manera de hacerlo le estaban resultando incomprensibles por los nervios, tanto que no escuchó que había que poner el nombre en todos los folios, ¿para qué, si estaban grapados?

Sin embargo cuando se tranquilizó empezó a ver las cosas de otra manera, se dio cuenta de que el examen era fácil, y que ni siquiera restaban las preguntas mal contestadas en el test. El examen, con cuarenta preguntas de test, estaba dividido en dos partes, una teórica y una práctica, no era lo previsto que todo fuera test, pero lo preferí. Lo primero que comentó al salir fue que el examen era aprobable, no era para nada difícil. Y tristemente añadió que va a ser complicado que me quede en bolsa y mucho menos sacar la oposición.

El examen ya está hecho, y nunca se sabe. Quizá este viernes cuando salgan las calificaciones lleve una sorpresa, al menos, eso espero yo.

Pese a que ella misma reconoce que sus palabras respecto a la vida del estudiante son contradictorias, la define como aburrida, insuperable y sufrida. A ratos prefiere haber terminado de estudiar, pero en otros muchos considera que la vida que llevan los estudiantes llega a ser insuperable, y que apoya el dicho popular de que “es la mejor vida”.

***

ACTUALIZACIÓN (29.01.09):

Con fecha 29/01/09 se ha publicado en el Tablón de Anuncios y en la página Web del Ayuntamiento de Bimenes los resultados del examen de Técnicos de Educación Infantil celebrado el 24/01/09.

Desde aquí dar la enhorabuena a Pili por su aprobado

Anuncios

7 Respuestas a “La dificultad de las oposiciones, un mito

  1. Buenos dias! si que me ha llamado la atencion, ya que, al igual que Pilar, mi imagen de las oposiciones era como algo muy planificado de antemano, tanto personal, instalaciones como guardar a raja tabla el cumplimiento de las normas. Ya que no estamos hablando de un examen cualquiera, éste podría marcar un rumbo dentro de sus vidas laborales. Y no solo por ello sino por el cantidad de horas que esos opositores han estado preparandolas, por ello se merecen que se les compense como minimo con una buena organizacion. Quizás esta sea una excepcion. Finalmente, darle la enorabuena a Pilar que seguramente le irá muy bien aunque no se las hubiera preparado el tiempo suficiente…(como ella comenta).

  2. Flor, me encantó como lo redactaste. jajaja!!

  3. Pili, que tengas mucha suerte en las oposiciones. Si te soy sincero, mi imagen de una oposición también era muy distinta… veremos qué pasa si un día nos tenemos qeu presentar a una cómo es!! Bueno, y ahora a estudiar, que al parecer nos encontramos en “la mejor vida”, si si, y en la “mejor época” jajaaj
    Muy chulo Flor!

  4. Gracias por tus visitas a mi blog y por tus palabras. Suerte Pili, con los resultados. Ahora voy escasa de tiempo, pero os contaré alguna anécdota de alguna de las muchas oposiciones a las que me he presentado,… jajaj. Saludos a todos.

  5. No conseguí mandarlo antes, haber si ahora hay suerte… ups!!!
    Antes de nada agradacerte tu apoyo a mi persona y sobre todo comentarte que me alegra que te guste mi blog y que participes activamente en él. jaja
    Sobre las oposiciones, buff, que contar, tengo un montón de anécdotas, puesto que me he presentado a varias, unas con resultados aceptables y otras con resultados nefastos… ups!!
    Pero os contaré una anécdota, al menos para mi y desde la distancia sorprendete para mi en aquél momento.
    Por aquél entonces yo estaba embaraza de mi hija de unos 8 meses, además traía un trancazo que no veas.. Vamos que entre la barriguita y los estornudos continuos debía de ser la risa… Unas 4.000 personas repartidas por varias facultades de Oviedo. A mi por apellido me correspondía la Medicina, en esa ocasión.
    ´¿Cuál fue mi sorpresa cuando tras pedirme el DNI me invitan a entrar en el aula?
    ¿En el aula? Dios mío, que era aquello, parecía el Everest cuesta abajo, pensé, buf, tengo ir hasta allá abajo, con tantas escaleras, sin donde apoyarse y yo embarazada, me voy, reculo y pa casa. Pero finalmente respire profundamente, a pesar del catarrazo y llegué a la meta consiguiendo no caerme… bufff, que estrés. jaja!!! Así que lo del tamaño de las aulas, tanta variedad como en botica… ajaja!!! Saludos y suerte a Pili.

  6. Por cierto si te apetece agragarme a la lista de blogs no hay problema… jaja!! Compartir este medio con gente como tú da gusto. Saludos

  7. enhorabuena pili!!!!!