Larra no va a resucitar para arreglar la situación

Solamente centenar y medio de periodistas acudieron a la concentración celebrada el pasado catorce de febrero en Madrid donde se reivindicaba la dignidad de su propia profesión. Esta concentración había sido convocada por la Asociación de Prensa de Madrid (APM) y a ella se unieron unas cuarenta organizaciones profesionales y sindicales.

La proporción entre asistentes y parados es muy diferente. Fernando González Urbaneja, presidente de la APM, leyó un manifiesto donde explicaba los datos sobre la caótica situación del periodismo. En el paro había más de tres mil periodistas, a los que se han sumado en los últimos tres meses mil más.

Y la pérdida de empleo continúa. Según Urbaneja “cinco mil periodistas podrían perder su empleo en los próximos meses”, el equivalente al veinte por ciento del total de los puestos de trabajo del sector. A pesar de ello hay más de dieciocho mil alumnos matriculados en Periodismo actualmente. El punto fuerte de estos miles de futuros trabajadores, o futuros ocupantes de las listas del INEM, son las nuevas tecnologías y los idiomas, al menos así piensan los directivos entrevistados para el Informe Anual de la Asociación de Prensa de Madrid. Pero la mayoría creen que “les falta conocimiento de la profesión y cultura general”.

Pedro Farias, profesor de la Universidad de Málaga y director del estudio sobre la profesión periodística, considera que el intrusismo laboral es el principal problema de la profesión. Casi el cuarenta por ciento de los licenciados provienen de otra roma o acceden a la carrera por otros estudios. A esto se añaden las universidades que cuentan con dobles y triples titulaciones en Periodismo, actualmente en España hay trece.

Los periodistas encuestados para la elaboración del estudio coinciden con Farias en que la intrusión es el principal problema por el que está pasando la profesión. A él añaden los bajos salarios, el paro, la explotación de estudiantes laboralmente o la falta de códigos éticos.

No solamente la APM intenta mejorar la situación, algunos sindicatos andaluces antes de que la crisis económica se conociera popularmente y convirtiera en caótica la situación, se concentraron ante la Junta de Andalucía para denunciar los ridículos sueldos del treinta por ciento de los periodistas andaluces que no alcanzaban los mil euros. En el norte la crisis también se ha notado. En Asturias dos televisiones locales han cerrado y otra ha perdido la licencia de emisión.

En el manifiesto que leía Urbaneja en la concentración de mediados de febrero apelaba a muchos organismos y grupos para que la situación mejorase, pero la previsión es que cinco mil periodistas pueden perder su puesto de trabajo a lo largo de 2009.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.