No servirán excusas para no ver la pizarra

Un grupo de científicos de la Universidad Carlos III de Madrid han diseñado unas gafas “inteligentes” que cambian de color y se adaptan a las necesidades de las personas con problemas visuales. Estas lentes podrían mejorar la calidad de vida de muchas personas con problemas, sobre todo, de reinosis pigmentaria y retinopatía diabética.

En un principio están destinadas a hacer más llevaderas estas enfermedades, pero en el futuro seguro que los estudiantes no se podrán quejar de no ver el encerado. Todos aquellos que tengan problemas de visión no tendrán porqué sentarse en primera fila o depender de lo que escribe el compañero.

Según explica en su Web la Universidad Carlos III, las lentes “con filtros ópticos de transmitancia variable son útiles y cómodas para personas que tengan baja visión, una característica común a muchas enfermedades visuales en las que se reduce la agudeza visual, como retinosis pigmentaria, retinopatía diabética, etc.”. Más de un millón de personas pueden llegar a tener baja visión en España y estos filtros pueden ayudar a un gran porcentaje de ellas.

El invento consiste en la incorporación de unos filtros de luz que cambian automáticamente gracias a un conjunto de sensores que captan el nivel y el tipo de iluminación y aplican una tensión sobre unos cristales que varían el color cuando se les aplica una carga eléctrica. Este funcionamiento es automático, pero también se puede controlar mediante unos botones ubicados en la patilla de las gafas con los que se maneja el oscurecimiento del filtro a voluntad propia.

La investigación está siendo llevada a cabo por el Grupo de Displays y Aplicaciones Fotónicas de la Universidad Carlos III de Madrid, y en ella también colaboran el Centro de Tecnologías Electroquímicas de San Sebastián y el Instituto de Oftalmobiología Aplicada de la Universidad de Valladolid.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.