Reunión tuppersex, la invitación surgió efecto

JuLia18:00 horas. Me preparo para acudir a una de las reuniones tuppersex más extrañas en las que nunca había estado.


A las 20:00 horas era mi cita pero preferí darme un largo baño caliente para estar relajada ante tal situación. Así pues, me bañé con mis esencias favoritas y después elegí el modelito que llevé después. Una camisa blanca y una minifalda negra fue mi elección.


19:45. Bajé de mi casa, cogí mi coche y a las 20:00 horas en punto llegué a un bar de la playa, lugar donde había quedado. Una vez allí, cuando estábamos todas, las dos señoras a las que había escuchado en el bar, y otras dos amigas que las acompañaban, nos montamos en el coche y fuimos a un loft precioso.


Era un pequeño apartamento de una gran amiga mía que, para sacarse unas pelillas extra se dedicaba a vender aparatejos a mujeres que al principio acudían por curiosidad y más tarde pues… porque se enganchaban (algo normal por otra parte).

Una vez en el loft, Claudia, la gran cosejera del placer, nos invitó a pasar al salón. Algunas de las señoras entraban ruborizadas, otras casi se tapaban la cara disimulando. Pero lo cierto es que todo acabaría como siempre acaban las tuppersex: como una reunión de amigas hablando sin pudores de los deseos y las carencias sexuales.

Había una señora, de unos cincuenta y tantos que lo pasó genial. Recuerdo que era alta, delgada y aparentaba ser de posibles. Ella se llamaba Mar. Al comenzar la reunión, Claudia empezó sacando de su maletín lo más típico, unos consoladores, aunque algunos de ellos parecían imposibles de encajar…

Mar se hacía la despistada, pero la verdad es que estoy segura de que entendía de eso más de lo que imaginaban todas sus amigas. Hacía comentarios en los que se vislumbraba su conocimiento en el tema.

Claudia, tras mostrarles varios consoladores, comenzó a ponerlos en funcionamiento. Algunas de ellas comentaban que si en sus tiempos hubieran tenido uno, jamás se habrían casado con sus maridos.

Llegó la hora del patito consolador. Supongo que sabéis que hay un pato de goma, aparentemente inofensivo, y que parece de los típicos juguetes infantiles, que vibra y da mucho juego en la sexualidad en solitario.

Es discreto, eficaz y fácil de usar. Pues bien, una de las señoras, que me dio hasta pena de lo ignorante que era con respecto al sexo, quería comprarlo para su nieto…

Tras los consoladores llegaron los disfraces, pero a éstos no les hicieron mucho caso. Después de ver lo que podían hacer ellas solas, no querían saber nada del sexo con sus parejas. Pero la charla de Claudia les convenció de que debían soltarse con sus maridos y dar rienda suelta a su imaginación.

Y es cierto, el sexo en pareja puede ser lo más maravilloso, siempre que haya mucha complicidad entre ambos amantes.

Los juguetes eróticos para disfrutar en pareja fueron el postre de la reunión (hay algunas mucho más fuertes, pero no queríamos asustar a las señoras). Los anillos vibradores, las bolas chinas y otros objetos que no tuvieron éxito entre las féminas allí congregadas, sirvieron de colofón a un rato agradable.

Tras mostrar todos los aparatejos, las mujeres se dispusieron a comprar. Algunas se llevaron consoladores de diferentes tamaños y colores, todas compraron un anillo vibrador y algunas se lanzaron a adquirir las bolas chinas.

Una vez hecha la compra nos quedamos allí charlando. Mar contaba que su marido era muy fogoso en la cama y que ella también pero el problema era que él era muy rápido y a ella no le daba tiempo a disfrutar. Carmen hablaba de que su señor no la complacía porque no pensaba en ella, sólo en penetrarla. Y Ana reconocía, por primera vez en su vida que jamás había tenido un orgasmo.

En ese momento, yo enmudecí, sentí pena, rabia, y pensé: no sabe lo que se ha perdido, ¡vaya vida más desaprovechada! Y tras mi silencio, me acerqué y le dije que si con lo que había comprado no lo lograba, que me llamara, pues había ciertos mitos sexuales y ciertos miedos que podrían ser los causantes de que no disfrutara con el sexo.

Pues bien, Ana me llamó. Y le expliqué los grandes mitos erróneos de la sexualidad. Pero ésto os lo contaré el próximo jueves. ¡Hasta entonces cuidaros!

JuLia

Anuncios

2 Respuestas a “Reunión tuppersex, la invitación surgió efecto

  1. Hola:

    Me llamo Andran, soy el webmaster de un blog llamado Azucar y Sal que participa en el concurso 20Blogs en la categoria de cultura .
    Como las posibilidades de que visites mi blog son prácticamente nulas ( 1/5000 más o menos) me pongo en contacto contigo para invitarte a conocerlo.

    Para que te hagas una idea del contenido del blog te recomiendo que visites la sección Lo mejor de….

    La url es http://www.sinestrellas.blogspot.com

    Un saludo.

  2. Cómo te gustan los consoladores camuflados!! Y más si son de forma infantil, como el patito, jajaja, es buenísimo!!!
    Me estoy imaginando al señor del sex-shop, que podría ser cualquier cosa menos dependiente guarro, diciéndonos que es un consolador y no un juguete de niño o un adorno para la bañera… Hay que provocar esta situación.