Archivo diario: julio 30, 2009

La llamada de Ana… no me pilló por sorpresa.

JuLiaLa verdad es que cuando me despedí de aquélla mujer de la que os hablé, me imaginé que no sería la última vez que la vería. Le había dicho que si no disfrutaba, sola o acompañada del sexo con los juguetes sexuales, que me llamara. Y así fue.

Recuerdo que era un día entre semana. Yo acababa de salir de una sesión de spinning que me dejaba hecha polvo… Cogí el móvil y oí una voz nerviosa, que temblaba de vergüenza.. Era Ana.

Me dijo: Hola Julia, soy Ana, me gustaría que me explicaras esos mitos que no me dejan disfrutar conmigo ni con los hombres de mi sexo. Sigue leyendo

Anuncios

Egoísmo razonable

Ayn Rand afirmaba que la verdadera libertad empezaba en el individuo, en uno mismo. Para saber decir yo te amo, primero hay que saber decir yo. Esta frase es la base de lo que Ayn Rand denominaba el egoísmo razonable. La necesidad de pensar alguna vez en uno mismo para conseguir el equilibrio personal. La necesidad de hacerte valer para que los demás te valoren. De tener la valentía de mostrar tus sentimientos sin juzgar y sin miedo a ser juzgado. De defender como de verdad es uno por encima de lo que piensen los demás. La necesidad de ser simplemente feliz, sin dar explicaciones a nadie, sean cuales sean las consecuencias.  Sigue leyendo

Fucomi clausura el taller de empleo que reparó las escuelas de Tolivia y La Cagüernia

La Fundación Comarcas Mineras (Fucomi) clausuró ayer el taller de empleo de Tolivia, mediante el cual sus alumnos han rehabilitado tanto las antiguas escuelas de esta localidad como el viejo edificio del Colegio de La Cagüernia (Barredos). En total, han sido 20 las personas que se han formado como pintores y albañiles gracias al taller de empleo.

Rosaura Velasco, con el diploma (por Fernando Rodríguez)

Alfonso Escribano Blanco, director del taller de empleo de Tolivia, empezó el acto felicitando a los 10 albañiles y 10 pintores, «ya profesionales», por su trabajo en las obras y por «el esfuerzo en los estudios, por retomar a lo largo de un año un hábito ya olvidado». Según explicó Escribano, todos ellos hicieron frente «a contratiempos que surgieron sobre la marcha en las escuelas de Tolivia y La Cagüernia». El director del curso explicó que «el taller lleva el nombre de Tolivia porque la obra se iba a centrar en sus antiguas escuelas, pero fue necesario cambiar las directrices del proyecto y decidimos empezar casi de cero, y el resultado fue excelente». Sigue leyendo