Egoísmo razonable

Ayn Rand afirmaba que la verdadera libertad empezaba en el individuo, en uno mismo. Para saber decir yo te amo, primero hay que saber decir yo. Esta frase es la base de lo que Ayn Rand denominaba el egoísmo razonable. La necesidad de pensar alguna vez en uno mismo para conseguir el equilibrio personal. La necesidad de hacerte valer para que los demás te valoren. De tener la valentía de mostrar tus sentimientos sin juzgar y sin miedo a ser juzgado. De defender como de verdad es uno por encima de lo que piensen los demás. La necesidad de ser simplemente feliz, sin dar explicaciones a nadie, sean cuales sean las consecuencias. 

Física o Química

***

No sé porqué pero en el momento en que escuché las palabras que seguían a la cita de Ayn Rand me acordé de ti. Me acordé de todas esas noches en las que nos pasamos arreglando, teóricamente, nuestras propias vidas. No arreglábamos las de otros, solo las nuestras. Eso era suficiente para que de repente el reloj marcara las siete de la mañana, hora en que deberíamos levantarnos, y sin embargo alguna que otra vez, hora a la que nos acostábamos.

Parece que hace años de eso, y no, no hace tanto. ¿Sabes que es lo peor de todo? Hace muy pocas semanas me di cuenta de que desde que tú no estás para colocar mis preocupaciones, éstas se quedan inevitablemente dentro. Incluso a veces creo que las ignoro, o simplemente las borro, y todo para no acordarme de ti. Para no extrañarte.

Y escribo esto porque hoy es tu día, porque llevo todo el día pensando en ti.

Anuncios

Una respuesta a “Egoísmo razonable

  1. Muy guapo Flora!!!Gustomi mucho, ya sabes q me saques el lágrimessss!!!