Cuchillo y pisotón: «McDonalds y el Nobel de la Paz»

SaraCualquiera que pase una tarde por un McDonalds puede apreciar que allí todos los comensales son felices. Los niños ríen y juegan con sus regalos del Happy Meal. Los mayores efervescentes como la coca cola con sus McMenús. Unos van allí para darse un homenaje y apartar las lechugas semanales; a otros es la tristeza la que les lleva a zamparse una buena hamburguesa . Y es que McDonalds vende eso, felicidad.

Tras esto me viene a la mente una pregunta: ¿existen McDonalds en países en guerra o estados subdesarrollados? La respuesta es no. Volando sobre el mapa mundial de McDonalds uno puede ver que en África sólo hay restaurantes en Egipto y Sudáfrica.

En el continente asiático las franquicias se encuentran en los países más ricos como Bahrein o Kwait. Corea del Sur disfruta de mcmenús, mientras la norteña se queda sin su dosis de felicidad. En Latinoamérica sólo los ciudadanos de los países más fuertes se comen sus nuggets, en Europa un lleno, y qué decir de EE.UU.

En los últimos días hemos conocido que el galardonado con el Premio Nobel de la Paz es Barak Obama, elección que ha sido tema central en numerosos debates. Antes de defender lo que vengo aquí a decir, he de reconocer que fui y soy claramente obamista, y que aún mantengo esperanzas en que el presidente norteamericano cumpla sus promesas.

Pero a mí, personalmente no me parece que haya hecho mucho por la paz mundial, sin embargo, McDonalds sí que parece que se lo curra. Seguramente si en los países en guerra hubiese franquicias del gigante norteamericano habría felicidad y es por esta razón que apuesto porque algún día Ronald McDonald recoja el Premio Nobel de la Paz. Porque se lo merece.

Sara Arias García

Anuncios

Una respuesta a “Cuchillo y pisotón: «McDonalds y el Nobel de la Paz»

  1. Espero ansioso a que la franquicia instale un restaurante en Kabul, por poner un ejemplo. Siguiendo esta teoría todo sería mucho más facil allí. Otra cosa es lo que piensen los talibanes acerca de la maquinaria del “demonio Yankee”.