Martes trece

Ser un gato de puerto es una gran suerte, pero tú debes tener cuidado porque en ti hay algo que puede hacerte desdichado. Hijo, si miras a tus hermanos verás que todos son grises y tienen la piel rayada como los tigres. Tú, en cambio, has nacido enteramente negro, salvo ese pequeño mechón blanco que luces bajo la barbilla. Hay humanos que creen que los gatos negros traen mala suerte, por eso, hijo, no salgas del camastro.

Luis Sepúlveda,Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar

***

Un [martes] trece, de hace ya unos cuantos años, nació el ser que más quiero en esta vida. Desde entonces es de los días más importantes en la mía.

Igual algún día cambio de idea. Quizás el día que nazca mi propio hijo, hasta entonces va a ser ella la persona más quiero y más adoro. Por ella me gusta el trece.

Anuncios

2 Respuestas a “Martes trece

  1. Las supersticiones son sólo milongas.

  2. Flor! ¡Que guapo! Sabes que yo también te quiero mucho, y que aunque te eche de casa con frecuencia, sabes que lo digo en un momento de calentón, que sino, no hubiese llorao una ¡hora y vente minutos por ti! Que si fuese Jesús el que no estuviera en casa, echariaise de menos pero menos que a ti, que cuando marchaste la casa taba vacia y muy colocá!
    También hay que mencionar, que por ser la pequeña tengo mis beneficios, y que tú me vas abriendo el camin! (bueno ya ta abiertu, pero ahora con Jesús maas!)
    Sobre lo del texto, espero q no me cambies por unos zapatos (que van a ser tus hijos) y q si algun dia llegues a tener un hijo ya sabes quien va a ser la madrina ee! ¡Mientras tanto aqui me tienes!
    ¡Te quiero!