¿Estudiantes o avatares?

La Universidad de Sevilla (US) inauguró el pasado jueves un nuevo campus de última tecnología en una pequeña isla paradisíaca de más de 55.000 metros cuadrados de extensión, en dónde cualquier persona interesada, además de disfrutar de las vistas y del paisaje, podrá recibir clases, utilizar la biblioteca, asistir a la escuela de idiomas o simplemente pasear y disfrutar por los lugares de ocio y esparcimiento como parques, chiringuitos y cafeterías. El viaje es gratuito y lo mejor, o lo peor, es que no es necesario salir de casa, algo que seguramente les gustará a los estudiantes más rezagados.

La Hispalense estrenó ayer sus nuevas instalaciones en el mundo virtual Second Life, un universo electrónico en el que, a través de internet, los usuarios intentan llevar una vida lo más parecida posible a la realidad donde se pueden crear objetos libremente y tener derechos de propiedad intelectual. Desde ahora, cualquier persona, a través de un avatar, es decir, una representación gráfica y configurable de un usuario, podrá utilizar este nuevo foro que nace con el objetivo de convertirse en “un punto de encuentro entre alumnos, docentes y visitantes” y que busca “el fomento de la formación a través de la red y el impulso de las relaciones internacionales con otras instituciones universitarias”, según explicó el director del Secretariado de Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones, Carlos León.

La primera fase del proyecto ha consistido en la construcción y la recreación en tres dimensiones del nuevo campus, para que los visitantes se familiaricen con el entorno virtual y se informen sobre las posibilidades y servicios que ofrece.

Por el momento, los usuarios podrán visitar el edificio del rectorado con aulas de formación, sala de reuniones, cafetería, y la biblioteca, en donde se tendrá acceso a los libros, apuntes, tesis y al fondo antiguo de la universidad. O visitar el museo virtual en el edificio que representa a la antigua sede central. También podrán asistir a la escuela de idiomas virtual, ver una película en el cine y relacionarse con otros usuarios en el chiringuito, algo que no puede faltar en una isla paradisiaca, aunque sea un campus universitario.

Además, todos los edificios están conectados por caminos, parques y plazas en donde puedes sentarte a leer alguno de los libros flotantes que se encuentran en la isla. La plataforma también permite pasear en bicicleta utilizando el servicio de alquiler Sevici, algo meramente anecdótico, teniendo en cuenta que los avatares de este mundo virtual pueden volar, algo mucho más divertido que montar en bici y que permite ver desde el cielo el diseño de todo el campus.

La idea del proyecto, realizado en colaboración con la empresa Aliatis, dedicada al sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, y que ha necesitado un año de trabajo, es “trasladar todos los recursos que ofrece la universidad de una manera simultánea e interactiva”, según explicó Carlos León quien opina que este nuevo campus abre una puerta para “una futura enseñanza en un entorno inmersivo que provoca mejor retención” .

El nuevo campus está dirigido tanto a los estudiantes como a los profesores y al personal de la administración como al público en general que pueda estar interesado en buscar información sobre la Universidad de Sevilla. “Se trata de una nueva dimensión de la página web, mucho más interáctiva, que permite obtener toda la información disponible de la universidad de una manera más fácil y cómoda”.

Otras universidades del mundo también tienen un campus virtual en Second life, como la Universidad de Hardvard o la autónoma de Barcelona.

Desde la página de la Universidad de Sevilla se explican los pasos para acceder a la isla. En concreto, es necesario la descarga gratuita del programa cliente; una vez creado el personaje e instalado el programa ya se puede acceder al nuevo campus de la universidad y comenzar a familiarizarse con el nuevo entorno docente.

Noticia publicada en: Diario de Sevilla

Anuncios

Los comentarios están cerrados.