Lucía Prada: De cómo hacer las Américas

Con una maleta cargada de recuerdos regresó a Asturias, Lucía Prada. La joven moscona licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Oviedo decidió un buen día que quería hacer un máster de traducción literaria y como en Europa no hay ninguno tan especializado cruzó el charco para recalar en la Universidad de Massachussets. Experiencia que le  ha servido para añadir un ítem más a su brillante carrera. Tras un difícil acceso en el que pesaban tanto el expediente como una carta de motivación, el profesor decidió que entre los 80 candidatos Lucía era la más apropiada.

Lucía Padra en el campus de la Universidad de Massachusetts

Después de dos años de duro trabajo la conclusión a la llegada es muy positiva: “la posibilidad de la experiencia laboral es lo que me hace verme como una traductora y no como una estudiante”, comentó Lucía. Y es que en las universidades norteamericanas el sistema educativo es diferente: “te dan mucha libertad y crédito, y los profesores confían totalmente en lo que haces, no es una situación tan paternalista como aquí”, explicó.

También destacó que: “las clases están protagonizadas por los alumnos, el profesor dirige pero no protagoniza”. Pero, sin duda, no sólo son experiencias académicas las que se llevó de los EEUU. Lucía vivía en una residencia universitaria muy internacional, dónde se dieron lugar personas de todas las nacionalidades. “No me fue difícil adaptarme, estábamos todos en la misma situación e hice rápidamente muchos amigos”, añadió Lucía.

Pero esta no era la primera vez que Lucía estudia en una universidad extranjera. Ya en el año 2004 dentro del programa Erasmus permaneció durante un año en la Universidad de Kent, en Gran Bretaña, lo que ha facilitado el tránsito a EEUU. “No me fue especialmente complicado adaptarme en Massachussets, ya que el método británico es bastante parecido”.

La carrera profesional de Lucía sigue in crescendo: “voy a comenzar el doctorado de traducción y género en Oviedo dentro del programa Severo Ochoa de investigación y docencia. “La traducción de la literartura infantil y juvenil de temática socio-educativa, la vertiente de roles familiares diferentes”, comentó Lucía explicando los estudios que tiene por delante para los próximos tres o cuatro años.

El talento de esta joven no sólo pasa por las aulas, también tiene estudios de danza clásica de la Royal Academy of Dance que tiene su sede en Londres pero que realizó en Oviedo, dónde tiene un centro adscrito. En estos momentos la danza está en un paréntesis para la moscona debido a una lesión. El Coro Universitario de la Universidad de Oviedo y también el de la Universidad de Massachussets han sido experiencias en la vida de Lucía. “En Massachussets participé incluso en el musical de West Side Store”, comentó con una sonrisa traviesa.

Entre relevés y gorgoritos también ha tenido tiempo para la iniciativa empresarial: “desde hace tres años junto a mi primo realizamos el Campamento Internacional Valles del Oso, dónde participan niños españoles y extranjeros en un intercambio a nivel tanto lingüístico como personal”, explicó Lucía.

El futuro pasa de momento por Oviedo pero el potencial de esta joven parece no tener fin. Además de su capacidad profesional Lucía tiene un gran carácter. Es una chica muy sensata pero también alegre y jovial. Aunque sin duda su genialidad se muestra bromeando, ya dicen los sabios que el humor es signo de inteligencia.

SARA ARIAS GARCÍA
Entrevista publicada en la última edición
del periódico trimestral “AGrado”
Anuncios

2 Respuestas a “Lucía Prada: De cómo hacer las Américas

  1. ¡Qué grande eres, Luci!!

  2. Grande Lu!!! 🙂