Cuchillo y Pisotón: «El día de la hipocresía»

SaraUnos alaban a Alá, otros a Yavhé, unos son marxisitas, otros anarquistas. La sociedad ha estado siempre dividida por intereses, creencias, religiones, ideologías…Lo que para algunos es bueno, para otros malo, y así ocurre también con el Día de Difuntos y Halloween.

La tradición más castiza defiende a capa y espada la protección de esta celebración que viene ya de largo, desde el siglo XIII. Otros se acoplan a las costumbres anglosajonas y se disfrazan de novia cadáver, de zombie o de la novia de Frankestein. Para gustos, los colores.

A mí personalmente nunca me ha gustado el Día de Difuntos, me parece una jornada hipócrita y falsa. La gente se agolpa en masa en los cementerios, limpian las lápidas de sus seres queridos una semana antes para que sea la más bonita y digna del campo santo y abarrotan de flores las tumbas. Al menos algunos tienen la deferencia de no llevar flores de plástico, sálvenos señor.

El resto del año las lápidas están sucias, desdejadas y con flores secas en el mejor de los casos. ¿Por qué no acuden a venerar a sus muertos en otras fechas? Falsos e hipócritas, insisto.

Otra cosa curiosa de esta fecha es que todo el mundo va a misa, cuando la mayor parte de las veces ni si quiera están escuchando al cura, no tienen el menor interés en la religión católica y en mejores palabras, les importa un comino. Apariencia insultante.

Por lo menos, los anglosajones, esa gente que encarna al demonio y tanto criticamos desde este país se lo pasa bien. Se disfrazan, juegan a truco o trato, se atiborran de dulces y pasan un día divertido.

Esos que abren bien la bocota durante todo el año para echar sapos y culebras sobre estos países en el día de Halloween ¡ale! todos a la calle disfrazados como monstruos. Más y más hipocresía.

A partir de ahora, para mí, el día uno de noviembre será declarado en mi república individual como el Día de la Hipocresía. Para celebrarlo eso sí, buñuelos que es lo mejor de difuntos. Y que llueva como siempre, me encanta.

Sara Arias

Anuncios

Una respuesta a “Cuchillo y Pisotón: «El día de la hipocresía»

  1. La gente es que es falsa por naturaleza.