Cuchillo y Pisotón: «Están hechos unos cuarentones»

SaraEsta semana Barrio Sésamo celebró sus 40 años en la televisión. “Seguía y seguía cada vez con más éxito pero nunca pude imaginar que cumplirían 40 años”, comentaba Joan Ganz, una de las productoras de la serie durante la inauguración de la calle Sesam Street en Nueva York con motivo de su 40 aniversario.

Fue el 10 de noviembre de 1969 cuando por primera vez los norteamericanos se pasearon por Barrio Sésamo. La propuesta tuvo éxito: educar jugando, así  son ya varias generaciones de 120 países quienes  han aprendido a contar o la diferencia entre cerca y lejos con Elmo, Epi, Espinete o la Rana Gustavo.

A España llegó en los años 70 y consiguió triunfar en todas las casas. ¿Quién no conoce historias de Barrio Sésamo o alguna vez se ha preguntado por qué Espinete siempre va desnudo y para dormir se pone pijama? Tampoco sabemos cuál es la razón por la que Elmo no trabajó en España, quizás le despidieran por alcohólico…

…Y es que ahí están las siniestras teorías que dicen que los protagonistas del programa son representaciones de las más ocultas perversiones, o que Coco tiene síndrome de Diógenes o que el Monstruo de la Galletas es un comedor compulsivo.

Lo que está claro es que Barrio Sésamo ha servido de mucho. En EE.UU. ha ayudado a que los más pequeños comprendan las consecuencias de una guerra. Padres y madres que tienen que marcharse a Irak y que en muchas ocasiones vuelven mutilados o deformados.

Así, los protagonistas de Barrio Sésamo explicaban a través de unas cuantas historias la situación de muchos niños norteamericanos para que entendiesen y aceptasen su nueva situación.

En definitiva, un proyecto educativo arriesgado que ha tenido éxito a nivel mundial y que a hecho de muchas generaciones niños felices. Yo me quedo con la Rana Gustavo, por corporativismo.

Sara Arias

Anuncios

2 Respuestas a “Cuchillo y Pisotón: «Están hechos unos cuarentones»

  1. Flor, como aquí cerramos como les gasolineres de la Texas rural no puedo comentar sobre un post que se titula Egoísmo razonable y por eso aprovecho la ocasión y te transmito por el mio que me encanta, es lo más bonito que me han escrito jamás.

  2. Barrio Sémamo vuelve sensible a cualquiera, y nostálgico aún más.
    A mí también me encanta que lo sigas recordando…