Haciéndome la sueca: «Vuelta»

MartaA pocas horas de coger el avión que me llevará a España, y más que aburrida de estar en el aeropuerto de Düsseldorf, leo que los turistas extranjeros [¿cómo se diferencian de los que no lo son?] que lleguen al aeropuerto de Barajas serán recibidos por ciudadanos madrileños con pancartas, flores y guías de viaje de España.  ¡Qué morro!

Decididamente, me equivocado a la hora de elegir el itenario. Lo mucho que me hubiese gustado ser recibida de esa manera, creyéndome así una auténtica celebridad. Y es que este es el objetivo del del Instituto de Turismo de España. Puesto que es Navidad, y en esta época todo son cosas buenas, se pretende que  los extranjeros, palabras del propio Instituo de Turismo, “vivan una experiencia digna de compartir desde el momento en que ponen un pie en nuestro país, que perciban España como un país acogedor y cálido, en el que sus ciudadanos se vuelcan con el visitante y lo tratan como un amigo”.

Ya podían hacer esto en Alemania. Al menos hubiera estado entretenida todo el tiempo que llevo esperando por el siguiente avión: muchas horas…

Anuncios

Los comentarios están cerrados.