Cuchillo y Pisotón: «En diciembre, frío por favor»

SaraEn Copenhage se reunieron estos días los mandamases mundiales. ¿Para qué? Parece que para tomar medidas que desaceleren el cambio climático. Por cierto, sin ningún avance notable.

No es que sea yo la prima de Rajoy, no. Ni defiendo teorías intereconómicas de ningún tipo, porque cambio climático sí que hay. Tenemos agujeros de ozono, riadas, tifones, desiertos cada vez más secos…No seré yo quién diga que el cambio climático es una tontería, porque lo que está claro es que algo pasa.

Pero que quieren que les diga, yo me planteo cosas. El segundo paso es cuando hablo con mi abuelo, que es un hombre muy sabio por cierto. Ahí ya es cuando me aparecen dudas por todas partes, como cuando pones un circo y te crecen los enanos.

El susodicho, mi abuelo, es un señor hecho y derecho de 95 años (está mucho mejor que alguien de ustedes y yo misma juntos) les dirá que este frío es lo más normal de este mundo que tantos titulares y reportajes de informativos está llenando.

Y es que al parecer no es algo extraño que en Brugos nieve y estén a -17 grados en la gloria. Gloria que tienen en casa, a modo de brasero en el suelo que les deja los pies como el pasamanos de la escalera del infierno.

Que nieve y que haga frío por dios, que estamos en diciembre. Es lo suyo, lo lógico. Que la misa del gallo sea trapeando, eso sí, este año a las 10 de la noche. Si ahora no nieva y llueve en verano tenemos sequías, y echamos la culpa al de siempre,  al cambio climático. Aunque creo que algo influye el muy condenado.

Quiero frío y que Asturias se quede aislada por las intensas nieves, eso sí, después del 23 por favor. Que luego estamos con lo de siempre y en siete meses, cuando el calor vuelva a apretar saldrá por la tele una señora cordobesa diciendo eso de: “con este calor me va a dar algo”. Al pan, pan y al vino, vino.

Sara Arias

Anuncios

Los comentarios están cerrados.