Cuchillo y Pisotón: «Una espiral de eventos»

SaraLlevo bastante tiempo sin la rutina de escribir los domingos. Reconozco que en los últimos dos meses estoy un poco alejada de todo esto y para colmo estoy al borde de ser expulsada del blog, una falta más y a la puta calle.

Siempre he sido un poco “pirona”; en el instituto no tanto, porque en la adolescencia sueles tener miedo a las repercusiones paternas, pero en la universidad…eso ya es otro cuento.

En segundo de carrera puede que sólo pisase la facultad para las clases de Historia de España. Lo hacía por gusto y porque las prácticas subían hasta 3 puntos. En tercero ya estuve un poco más aplicada, y sí que iba todos los días, bueno, casi todos.

El año pasado un desastre…me fui de Erasmus, y si cuento todas las horas que fui a clase me sobran dedos en las manos. Y ya estamos en quinto. Estos cinco años han pasado volando y yo en esta última recta final estoy más perezosa que nunca.

El porqué de mis faltas de asistencia en las aulas durante los primeros cuatro años no lo tengo muy claro, supongo que la pereza, la vagancia…pero desde luego sé porqué este año me estoy dejando dormir en los laureles, no sólo en la facultad, sino también en este mini-proyecto que se llama Vivir Estudiando.

Lo tengo clarísimo. Es mi último año, y quiero aprovechar al máximo de todo. De la vida universitaria que comienza fuera de las aulas: la de juntarse con los colegas un jueves en casa y salir por la puerta a las 5 de la mañana dando tumbos. O esa vida que no es nocturna, la de unos martinis o unas cañas por el centro a mediodía.

Esta intensa vida social que terminará en dos meses es la que me está llevando por semejantes derroteros. “¡Qué esto se termina chavales!”, nos solemos decir a menudo, frase que sirve para agobiarse y preparar otro plan.

Y es esta incesante espiral de eventos la que me hace olvidar este blog, y recordar los domingos a las 11 de la noche que hoy no he escrito y pensar en la cara que estará poniendo Flor, bueno, aunque creo que por eso me pitan los oídos en el último día de la semana.

Así que procuraré durante estos meses ir dejando algo escrito por semana, entre café y café, paseo y peli intentaré cumplir con mis obligaciones, aunque sinceramente no prometo nada….veremos el próximo domingo.

Sara Arias

Anuncios

Los comentarios están cerrados.