Un joven gijonés se diploma con treinta matrículas de honor en Administración Pública

Pablo Álvarez Meana no es un estudiante notable, tampoco sobresaliente; es un universitario de matrícula de honor. Hasta treinta ha acumulado tras diplomarse, el pasado mes de junio, en Gestión y Adminitración Pública (GAP) por la Universidad de Oviedo. «Sólo un sobresaliente figura en mi expediente», matiza el gijonés, que el próximo mes de enero comenzará el curso puente para acceder al postgrado que le permita doctorarse en esta materia. Ese bagaje puede servirle de salvoconducto para su máxima aspiración: iniciar la carrera política, ya que a sus 20 años, este joven afiliado a las juventudes del Partido Popular y miembro de la Junta Local, quiere ayudar a «cambiar las cosas que no funcionan en la sociedad actual. Poder resolver los problemas que tienen los ciudadanos».

Leer reportaje completo

Anuncios

Los comentarios están cerrados.