Los alumnos de una residencia militar universitaria de Sevilla fueron mal atendidos por un supuesto desvío de fondos de los mandos

“Pasábamos hambre y no es una manera de hablar. Llegabas al comedor, te daban dos patatas y media y cuando pedías más, te contestaban que no había dinero. Yo pagaba 400 euros al mes. Estamos indignados porque se han estado riendo de nosotros”. La rabia de una alumna de la residencia universitaria San Hermenegildo en Sevilla, que pide el anonimato, expresa bien el calvario que sus 180 estudiantes vivieron durante cuatro años. A pesar de abonar altas cuotas al Ministerio de Defensa por su estancia, los alumnos sufrieron una carestía inaudita.

Leer reportaje completo

Anuncios

Los comentarios están cerrados.