Nos da vergüenza estar sin hacer anda; la reflexión prolongada produce mala conciencia. Pensamos con el reloj en la mano, y no podemos sentarnos a comer sin leer las última noticias sobre el mercado financiero; vivimos como si fuéramos a perdernos algo […]. La vida se ha convertido en hacer las cosas en menos tiempo que los demás.

Nietzsche

***

FlorDa la impresión de que no podemos relajarnos. Antes no veía la tranquilidad como un estado de mi vida, en cambio ahora es todo lo contrario. El 24 de junio a las doce del mediodía dije que iba a descansar. Tanto que el avión de ese mismo día con rumbo a Alicante no despertó en mí ninguna sensación. Quizás porque me subí a él con los pies un poquito redondos y sin ningún tipo de preocupación. Iba cinco años que no sentía algo así, que no podía estar sin hacer algo.

Justamente, dentro de una semana la “vida en off”, a la que también podría denominar “vida oruga” [guiño a Sara], llega a su fin. Aún me pregunto hasta qué punto este estilo va conmigo.

El próximo viernes el reloj tendrá valor en mi muñeca, su función será cronometrar cuanto tiempo me separa de mi último examen y de la tercera etapa de mi vida.

Anuncios

2 Respuestas a “

  1. Pero si dejalu en casa pa ir a la playaaaaaaaaa, o lo que hagamos (guiño guiño).

  2. Por supuesto, cariño!
    Parez que tienes un radar puestu, 😉