Archivo de la categoría: Críticas

Matrícula + iPhone + Portátil Apple = 2450

Flor

Doy gracias de haber elegido Valladolid como ciudad para estudiar Periodismo. A pesar de que nadie entiende porqué esta ciudad y no otra, hoy estoy segura de que ha sido una buena elección. Y más aún si tenemos en cuenta lo que ocurre en otras universidades.

El próximo curso los estudiantes de Periodismo de la Universidad de Misuri tendrán que comprar un iPhone o un iPod Touch. El centro lo exigirá como requisito indispensable para aprobar el curso. Alegan que es necesario para descargar materiales académicos y superar el curso.

“La mejor solución para los estudiantes que no tengan iPod Touch (doscientos treinta dólares en EE.UU.) o el iPhone (doscientos cincuenta) es ir a TigerTech, la tienda de informática de la Universidad, y comprar uno”. Eso trae el folleto informativo para los nuevos alumnos, donde se asegura que este comercio ofrece precios más bajos y facilidades de financiación a los alumnos.

Vamos, que este septiembre tendría que decir: “papá, además de los mil euros de la matrícula dame otros trescientos para un teléfono”. Pero la cosa no termina ahí porque la Universidad de Misuri también requiere a sus alumnos disponer de ordenador portátil con conexión wi-fi a Internet y Microsoft Office, como mínimo, instalado. Y aunque no se exige, la Universidad recomienda a sus estudiantes comprar computadoras de la marca Apple.

En total, antes de empezar el curso tendría que hacer un desembolso de más de dos mil cuatrocientos euros. Los mil de la matrícula, los más de doscientos del teléfono y los mil doscientos del portátil. Y eso que estudiar está al alcance de todo el mundo…

¿Dónde están los gordos en FoQ?

FlorNo me deja poner aquí su nombre, por lo tanto lo trataré de él, por extraño que me pueda resultar. Él es de esas personas que solo puedes querer u odiar, y yo soy de las que lo quiere. Me encanta escucharlo hablar, expresarse, pero sobre todo indignarse. Si hay algo que tengo claro es que tenemos dos cosas en común: Harry Potter y Compañeros. Una tarde de estas empezamos a hablar sobre la serie “sustituta” de Compañeros, Física o Química, y él pronto empezó a disparar críticas sobre todo lo que ocurre en ella.

Voy a empezar por el final de la conversación: Flor, por favor, incide en los gordos. No hay gordos. Los vestuarios de los institutos que salen en la tele están repletos de chicos esculturales, marcando músculos, con sus abdominales bien marcados y desarrollados… Lo mismo ocurre en lo que respecta al vestuario femenino, todas salen de la ducha con una toalla diminuta que deja ver sus delgadas piernas y a la hora de vestirse se exhiben en sujetador y braguita para mostrar que en su cuerpo no hay ni un gramo de grasa. La única gordita que apareció en una serie fue Yoli en Los Serrano, pero tuvo la suerte de ser la mejor amiga de la guapita de la clase. Tampoco se observa en ningún protagonista acné, ni juvenil ni de ningún otro tipo… ¡son todos tan estupendos que pasan por la adolescencia sin granitos!

Nuestro instituto debe ser el que rompe los estereotipos. Los profesores de gimnasia de las series son jóvenes, flexibles, ágiles, atractivos, agradables, cercanos… Nosotros teníamos como profesora una señora de más de cincuenta años, que no respondía a ninguna de las características anteriores, y que parecía más ser mi abuela que la persona que me enseñaba educación física. Y otra, la conserje, ¿por qué hay una conserje que es buena persona y joven?, si la nuestra era gorda, tenía pelos en los sobacos, fumaba Ducados y la llamaban TrOlga.

Sigue leyendo