Archivo de la categoría: Entrevistas

Rocío Pérez Guardo, Premio Nacional a la Excelencia del Rendimiento Académico: «Recomiendo a los estudiantes que antes de elegir una carrera decidan a qué quieren dedicarse»

Con tan sólo 27 años, Rocío Pérez Guardo se ha convertido en una de las grandes promesas para el futuro de la Universidad de Valladolid. Profesora en las titulaciones de Empresariales y Trabajo Social, esta joven palentina recogerá el próximo martes del ministro de Educación, Ángel Gabilondo, el Premio Nacional a la Excelencia del Rendimiento Académico.
-Conseguir este premio le habrá costado, cuando menos, muchas horas de estudio…
-Siempre he tenido como objetivo ser docente universitaria, y entonces, una vez que sabes lo que quieres en la vida, pues te es más fácil poner los medios. Y este tipo de premios ayudan bastante a ir forjando un futuro laboral.
-¿Pero cuando estudiaba ya se había fijado como una meta conseguir algún galardón de estas características?
-Pues la verdad es que sí que era uno de mis objetivos. Era un objetivo porque sabes qué méritos te cuentan, cuáles no. Y yo sí que quería conseguirlo, pero sabía que era muy difícil porque hay mucha gente buena y que puede ser mejor que tú en todos los lados. Y por eso, nunca se puede dar nada por hecho. Así que me esforcé mucho y lo conseguí, pero podía no haber sido así. La verdad es que estoy muy contenta.
Anuncios

Lucía Prada: De cómo hacer las Américas

Con una maleta cargada de recuerdos regresó a Asturias, Lucía Prada. La joven moscona licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Oviedo decidió un buen día que quería hacer un máster de traducción literaria y como en Europa no hay ninguno tan especializado cruzó el charco para recalar en la Universidad de Massachussets. Experiencia que le  ha servido para añadir un ítem más a su brillante carrera. Tras un difícil acceso en el que pesaban tanto el expediente como una carta de motivación, el profesor decidió que entre los 80 candidatos Lucía era la más apropiada.

Lucía Padra en el campus de la Universidad de Massachusetts

Sigue leyendo

«No descarto la posibilidad de que algún día llegue a haber mujeres brigadistas»

SANTIAGO SUÁREZ

JEFE DE LA BRIGADA DE SALVAMENTO MINERO

Santiago SuárezSantiago Suárez, natural de Pola de Laviana (localidad minera de la Cuenca del Nalón), es Ingeniero Técnico de Minas. Pasados los años adquirió el título de especialista como técnico prevencionista de nivel superior en seguridad, higiene industrial y hergonomía y psicología aplicadas. Desde 1987, año en que terminó su carrera, trabajó en la minería metálica, pero en 1990 entró a formar parte de HUNOSA, la mayor empresa de minería del carbón de Asturias. Hasta el 2001 fue el jefe de cuartel del Pozo Candín, situado entre las localidades langreanas de Sama y La Felguera, y desde ese año hasta el 2005 estuvo en el Centro 01 de Servicios de Prevención de la empresa en Oviedo. Cuando consiguió los años necesarios de experiencia y quedó vacante la plaza de mayor rango de la Brigada de Salvamento Minero optó a ella, fue en 2005 cuando se convirtió en jefe del grupo de salvamento de la empresa hullera. Actualmente tiene cuarenta y cinco años y a finales de este año se prejubila después de entregar una vida entera a la minería.

¿En qué consiste un día normal de trabajo para usted?

Se basa en programar el día, incluyendo los aspectos que puedan ir surgiendo y que no están en esa programación.

¿Y para la Brigada en general?

El trabajo de los brigadistas consiste sobre todo en formación y práctica. Formación en el sentido de recordar todos los aspectos teóricos adquiridos anteriormente, como el mantenimiento de equipos. Y prácticas, como por ejemplo escalada industrial

En el caso de recibir un aviso de incidente en un pozo, ¿cómo es la cadena de trabajo que se lleva a cabo?

A través del teléfono recibimos el aviso del pozo, nos dicen todos los datos de los que dispongan: cómo fue, cuantos afectados puede haber, dónde ocurrió… Recibimos una primera valoración hecha por ellos, y nada más recibir el aviso salimos hacia el lugar en nuestro camión. Generalmente alguien espera nuestra llegada, y en el caso de que no conozcamos la zona nos guía hasta el lugar. Sigue leyendo

Maxy Carcedo Alonso: «Mi mayor satisfacción es ver que un alumno va a gusto a la escuela»

Maxy Carcedo Alonso, natural de Villoria, es la maestMaxy Carcedo Alonsora de la escuela de El Condado, perteneciente al CRA (Colegio Rural Agrupado) de Laviana-Sobrescobio, dos concejos del Principado de Asturias. Se diplomó en Magisterio en 1974, primero ejerció durante diez años como educadora en Belmonte (localidad del concejo de Somiedo), donde controlaba los deberes, los comedores y los dormitorios de los niños que estaban internos. Después de eso ha ejercido como maestra en diferentes lugares: Puente de Arco (durante diecisiete años), Las Quintanas (tres), La Acebal (tres) y Villoria (dos). Tiene tras de sí un total de treinta y cinco años de experiencia. Además posee el título de Magisterio con la especialidad de Bable.

¿Siempre soñó con ser maestra? o ¿cómo casi todos los niños barajó todas las profesiones existentes?

Siempre, nunca se me pasó por la cabeza ninguna otra profesión.

¿En qué momento llegó la “vocación” por dedicar una vida entera al trato con los niños?

Con seis o siete años iba a clase particular y no sé muy bien por qué la maestra, que tenía muchísimos alumnos, me ponía a mí a enseñar a los niños más pequeños. Yo estaba encantada de ayudarlos, pero cuando mis padres se dieron cuenta de que yo en ese tiempo no adquiría conocimientos propios, tuve que abandonar esas clases. Después de esa etapa estuve interna en las Dominicas de Oviedo, recuerdo todo el trabajo de aquel primer curso allí, tuve que trabajar muchísimo, esforzarme para conseguir el nivel. Me di cuenta entonces de que no era de las que más sabía, y que había perdido el año anterior la oportunidad de aprender mientras yo enseñaba.

Supongo que no se pararía a calcular las horas que tiene pasadas con niños, ¿pasa muy a menudo por momentos de desesperación?

No, jamás. Nunca me paré a calcularlas, ni siquiera a día de hoy -después de tantos años- porque es una cosa que me gusta muchísimo. Tampoco en ningún momento llegué a sentir momentos de desesperación porque me encuentro muy a gusto con su compañía. Sigue leyendo

Diferentes experiencias y bachilleratos

Alba García tiene veintiún años, Jesús Menéndez dieciocho. Alba estudia a distancia, Jesús por las tardes. Pero ambos son estudiantes de bachillerato.

¿Cuál fue el motivo por el que decidió dejar el bachillerato ordinario y cambiar a esta modalidad?

-Alba: Cuando estaba repitiendo segundo de bachillerato llegó un momento en el que me empezó a cansar ir tantas horas a clase, empecé a saltarme alguna que otra hora, luego empezaron los días de no ir a ninguna clase, y ante esto decidí dejarlo a mitad de curso. Al año siguiente me planteé volver pero a través de la modalidad a distancia.

-Jesús: Después de hacer los exámenes de septiembre y saber que me tocaba repetir con dos asignaturas pensé no dedicar un año solamente a esas dos. Decidí cambiarme para poder aprovechar la mañana y poder dedicarme a otras cosas, en octubre empecé en la Academia Civil para preparar oposiciones. Y de esta manera me es posible poder hacer varias cosas a la vez.

Sigue leyendo

La dificultad de las oposiciones, un mito

Pilar Molina Diego se ha presentado por primera vez a unas oposiciones. Y como yo soy de esas personas que necesito en casi todos los momentos no solo a la familia, sino también a los amigos, decidí estar junto a ella en las horas anteriores y posteriores a su experiencia como opositora.

Pili, como todo el mundo la conoce y como ella prefiere que la llamen, tenía bien claro que no se iba a pasar la víspera del examen estudiando. Por eso decidimos ir a cenar y hablar de nuestras cosas, nos olvidamos del examen que al día siguiente haría.

El pasado sábado, día veinticuatro de enero, se presentó a las oposiciones de educadora infantil para conseguir una plaza en la guardería pública en la localidad de San Julián, perteneciente al concejo de Bimenes, en el Principado de Asturias. El examen comenzó a las doce del medio día, y a él se presentaron más de ciento treinta personas. Entró en el aula tranquila, reconoce que no estaba demasiado presionada por no haber preparado el examen el tiempo suficiente que requieren unas oposiciones.

Sigue leyendo

Sara Arias: «Los erasmus somos una clase especial, como los diplomáticos»

Hace un año por estas fechas ya había solicitado su beca, y en pocos meses recibiría la noticia de que pasaría nueve meses en un país extranjero. Sara Arias es una asturiana en Italia, pero a la vez también es una asturiana en Valladolid. Estudia Periodismo en la Universidad de Valladolid, aunque ha decido hacer su cuarto curso de erasmus en Turín.

Resume sus últimos días en España en una sola palabra: “nervios”, muchos nervios. ¿Qué meter en una maleta para nueves meses? Hay personas que harían la maleta con una lista, la llenarían, la vaciarían, se pasarían horas pasando la mirada del armario a la maleta, de la maleta al armario… Sara no es de esas, en muy poco tiempo tenía todo lo imprescindible para esos nueve meses, solamente pensé en meter ropa de abrigo. La maleta era su última preocupación, en aquellos momentos le importaba más disfrutar minuto a minuto de lo que no disfrutaría durante bastante tiempo.

dscn2133

Cuando subió al avión solo sabía que allí le esperaba una vida diferente, algo distinto de lo que aquí tenía, sin embargo llegó allí y se sorprendió más de lo que esperaba, piensas que va a ser de una forma y luego te das cuenta de que nada es igual. La “forma” que esperaba de su nueva vida no fue capaz a expresarla, con los hombros encogidos solo pudo decir que la vida erasmus es para vivir, no para contar.

Sigue leyendo