Archivo de la categoría: Placer

Reunión tuppersex, la invitación surgió efecto

JuLia18:00 horas. Me preparo para acudir a una de las reuniones tuppersex más extrañas en las que nunca había estado.


A las 20:00 horas era mi cita pero preferí darme un largo baño caliente para estar relajada ante tal situación. Así pues, me bañé con mis esencias favoritas y después elegí el modelito que llevé después. Una camisa blanca y una minifalda negra fue mi elección.


19:45. Bajé de mi casa, cogí mi coche y a las 20:00 horas en punto llegué a un bar de la playa, lugar donde había quedado. Una vez allí, cuando estábamos todas, las dos señoras a las que había escuchado en el bar, y otras dos amigas que las acompañaban, nos montamos en el coche y fuimos a un loft precioso.


Era un pequeño apartamento de una gran amiga mía que, para sacarse unas pelillas extra se dedicaba a vender aparatejos a mujeres que al principio acudían por curiosidad y más tarde pues… porque se enganchaban (algo normal por otra parte). Sigue leyendo

Sexo siempre, el lugar da igual

JuLiaConozco a muchas personas que no incluye en su lista de lugares para hacer el amor (o tener sexo) la cama. No lo entiendo. La cama es el lugar más cómodo, y no el más aburrido como a veces se piensa.

Una habitación con una gran cama (si es de agua mucho mejor) es el lugar perfecto para llevar a cabo fantasías sexuales de todo tipo. Algunas de las mías propias y de mis amigas las contaré más adelante, pero ahora no es el caso.

Y hecha esta aclaración, he de decir que para nada estoy en contra de mantener relaciones en lugares insólitos como forma de dar vida o crear morbo a un polvo que podría convertirse en uno más.

Por ello es que me gustaría contaros algunos de los sitios típicos donde jovenzuelos y adultos en busca de aventura tienen relaciones. La playa con la arena, el sonido del mar de fondo, las olas rompiendo al ras de los cuerpos es un sitio en el que el sexo adquiere una dimensión mayor. Unos lo definen como romántico y otros como el perfecto escenario donde el morbo y el placer se encuentran para dar lugar a orgasmos espléndidos. Sigue leyendo