Archivo de la categoría: Post-it

Hay quien piensa que el desayuno son solo unos pocos minutos por la mañana, pero en realidad es como el parte del tiempo. En cuanto me siento delante del café sé el día que voy a tener por delante. En veintidós años he tenido desayunos de todos los tipos: desayunos en familia con risas y cruasanes todavía calientes, desayunos solitarios pensando en mis cosas, desayunos en compañía llenos de ilusión y nervios por las cosas que empiezan, también desayunos que empiezan en la mesa y acaban en la cama, desayunos acelerados sin tiempo para nada, o llenos de dudas y miedo por las personas que quiero. Son solo unos pocos minutos pero en el desayuno ya sabes cómo va a ser el día que te espera. Sigue leyendo

La confianza es, junto con el paraguas, una de las cosas que más rápido se pierde. Sigue leyendo

Sigue leyendo

Los ‘ranking’ universitarios, ¿debemos preocuparnos?

De un tiempo a esta parte, todas las universidades españolas andamos obsesionadas por aparecer en los ranking internacionales más influyentes, como el de The Times o el de la Universidad Jiao Tong, de Shangai. Investigamos los indicadores que utilizan sus creadores para saber si los podemos mejorar; acudimos a seminarios donde se nos explican las bondades de los ranking y cómo “colarnos” en ellos -como el celebrado recientemente en Barcelona con el mismo título que este artículo-, o recabamos la opinión de expertos para saber qué hacer para situar alguna universidad española entre las cien primeras del mundo.

Hay voces que dicen que no debemos preocuparnos porque los ranking no son fiables. ¿Razones? Que no existen fuentes globales de información universitaria, especialmente en la docencia, que permitan evaluar a las 17.000 instituciones de educación superior que hay en el mundo. Que las clasificaciones se basan en los artículos de investigación básica publicados y en los datos docentes que proporcionan las propias universidades. Que hay un sesgo lingüístico y geográfico. O que se mantiene mucha opacidad sobre la metodología usada para establecer los ranking.

Terminar de leer el artículo de ANA RIPOLL

Cuchillo y Pisotón: «Sexo, drogas y rock&roll»

Sara

Hay sólo tres cosas en la vida que odio a muerte: los zapatos sucios (en especial los de los hombres que van en traje); el olor a perro mojado y la condescendencia insultante. Pero también hay muchas otras cosas que adoro, como ver trillones de capítulos de series seguidos, mojarme cuando llueve y hace calor…en fin, podría estar así hasta mañana.

Entre todas esas cosas que me gustan está cómo no la música, y por ende las publicaciones musicales, y por supuesto y por encima de todas está mi ferviente devoción a todo lo que dice la Rolling Stone. Sigue leyendo

Cuchillo y Pisotón: «El último viaje»

SaraYa está  bien coño. No soporto ni uno más, y aún me queda hoy una ruta por la tierra de campos. Que no hombre, que no, que no se puede tener una línea Asturias-Valladolid y llevar a la gente por la carretera nacional, que estamos en el 2010.

Es intolerable, cuatro horas de viaje por nacional, cuando en tres horitas vas rápido y cómodamente por una maravillosa autopista. Es un atraso, de república bananera. El otro día mi hermana nos comentaba quejándose que cuando estuvo hace años en Croacia se tardaba de Drubrovnik a Bosnia 4 horas para 250 kilómetros…coño, como aquí. Estamos medio parecidos. Sigue leyendo

Cuchillo y Pisotón: «Una espiral de eventos»

SaraLlevo bastante tiempo sin la rutina de escribir los domingos. Reconozco que en los últimos dos meses estoy un poco alejada de todo esto y para colmo estoy al borde de ser expulsada del blog, una falta más y a la puta calle.

Siempre he sido un poco “pirona”; en el instituto no tanto, porque en la adolescencia sueles tener miedo a las repercusiones paternas, pero en la universidad…eso ya es otro cuento. Sigue leyendo

Cuchillo y Pisotón: «La libertad de la inocencia»

SaraHacerse mayor significa hacerse cínico. Desde esta semana lo tengo claro; es inherente al ser humano, algo imposible de evitar. Cuando somos pequeños carecemos de esa picardía letal que tienen los adultos.

Tan sólo nos equivocábamos porque no sabíamos frenar el pico en determinados momentos. Los niños dicen lo que piensan sin tapujos. Y esto es lo que les pasó a dos de mis ídolos de Internet. Sigue leyendo

Cuchillo y Pisotón: «Un cielo de gentes maravillosas»

SaraComo ya sabéis he estado en Cuba la semana pasada. Si me tengo que quedar con algo del viaje sin duda es con La Habana, ¡menuda ciudad! Impresionante. Pero de entre todas las cosas que viví hay dos que me impactaron en especial.

Mi avión aterrizó un sábado a las ocho de la tarde, allí era de noche. Cuando llegué a mi hotel, después de dejar la maleta y respirar tranquila un poco de ese calor húmedo caribeño me fui a la ventana. Desde una de las terrazas del quinto piso del Habana Libre pude ver algo que me gustó muchísimo, el cielo. De hecho me pasé toda la noche diciendo a los demás, “¿habéis visto el cielo?”. Sigue leyendo

Cuchillo y Pisotón

Sara¿No pensarán que hoy voy a contar algo? Pues no, no tengo gana de escribir, hace nada que pisé tierra española y después de una semana de relax no puedo. Por tanto, ¡¡sigan relajándose, amoles!!

La semana que viene les cuento todo. ¡Hasta el próximo domingo!