Archivo de la etiqueta: Cuchillo y pisotón

Cuchillo y Pisotón: «Jeringuillas de berenjena»

SaraDesde hace bastantes días estamos leyendo, viendo o escuchando en los medios de comunicación noticias sobre el restaurante de Ferrán Adriá, El Bulli. Que si echa el cierre definitivamente, que si será tan sólo durante un tiempo, que si es un cambio de concepto; lo cierto es que estoy hasta la peineta del Bulli.

Pero quedémonos con las palabras del todopoderoso cocinero. En el congreso gastronómico Madrid Fusión, Adriá anunció un cierre temporal de dos años, ya que no sopesa la idea de retirarse definitivamente hasta 2020. Sigue leyendo

Anuncios

Cuchillo y Pisotón: «Noche de Goyas»

SaraMe he hecho de rogar, lo reconozco. Pero estaba esperando el momento adecuado para escribir. En la facultad de periodismo siempre nos repiten por activa y por pasiva eso de la actualidad. Es por esa razón, la actualidad, que he tardado más de lo normal en escribir.

Lo que he estado esperando es la gala de los Goya. Este año el cambio ha sido el centro de atención. El cambio de dirección en la Academia, se ha notado. Alex de la Iglesia ha hecho de este evento algo mucho más divertido. Sin duda el final con Andreu Buenafuente muriendo en el escenario es del tipo de gore cómico que gusta a de la Iglesia. Sigue leyendo

Cuchillo y Pisotón: «400 calorías»

SaraTengo una amiga montándose en la libra esterlina en el norte de Inglaterra. Solemos hablar a diario o a menudo, según nuestros compromisos personales o profesionales. Esta semana comentábamos tranquilamente la jugada. “Nada pues yo aquí, trabajando a muerte”, “sí, ya, yo también tengo mucho que hacer”… una conversación de lo más normal.

Comenzamos hablando del Principito, que es su libro preferido y no sé cómo terminamos inmersas en el cartel de un supermercado inglés que traía: “Prueba la pizza Light”. Yo me quedé perpleja. ¿Cómo es posible que una pizza sea light? Sigue leyendo

Cuchillo y Pisotón: «Un orgasmo de altura»

SaraNo es un pub, ni una discoteca, tampoco es un adolescente aporreando una batería, lo que más molesta en un barrio residencial de Newcastle es Caroline Cartwright. Esta mujer de 48 años es la culpable directa, con la ayuda de su marido Steve, de que sus vecinos no puedan pegar ojo, comer tranquilamente ni descansar en el jardín.

Caroline es una mujer más, con sus problemas, sus facturas, sus listas de la compra… pero tiene poderes sobrenaturales. Como lo leen. Caroline ha sido denunciada por sus vecinos porque cuando mantiene relaciones sexuales con Steve se entera todo quisqui. Sigue leyendo

Cuchillo y Pisotón: «De baja»

SaraNi enferma descanso. Hoy no va a haber artículo pues estoy con un gran catarro y las conexiones entre las neuronas no me funcionan bien. Pero no se preocupen. No vamos a crear ahora una alarma social.

El próximo domingo habrá más. Y espero que mejor. Habrá que tocar alguno de esos temas que me encantan y tanto me enfrentan con la jefa. La monarquía española. Hasta la próxima.

Cuchillo y Pisotón: «La bata de Flor»

SaraHoy no tengo ganas de escribir. Sumado a que es mi domingo libre, pero la jefa me mandó currar, imagínense que humor gasto. Y como no tenía tema preparado las cargo contra ella.

Bueno, más que contra su persona, la cual respeto mucho, en contra de su bata de cebra. Horrorosa. Color beige con las rayas en marrón mierda. Un espanto. La bata más fea jamás hecha. Pero ella orgullosa recibe a sus anfitriones de semejante guisa en su pisito. Sigue leyendo

Cuchillo y Pisotón: «Una buena forma de empezar el año»

SaraLas navidades dejan muchos excesos tras de sí. Desde las míticas indigestiones navideñas por comer más de la cuenta, hasta las todavía más míticas resacas por borrachera.

Ya lo decía Aristóteles, la virtud se encuentra en el término medio. Pero parece ser que los hombres, como buenos seres tercos y torpes (luego dicen de las mulas…) tropezamos año a año con la misma barra de bar. Sigue leyendo